condiciones humedad.png


EL AGUA EN EL SUELO

En el suelo hay poros grandes (macroporos) y poros pequeños (microporos).

En el suelo saturado todos los poros, grandes y pequeños, están llenos de agua.

La capacidad de campo (CC) es un nivel de humedad que se consigue dejando drenar el agua de un suelo saturado. Supone la mayor cantidad de agua que el suelo puede llegar a almacenar sin drenar. El agua está contenida sólo en los microporos.

El punto de marchitez permanente (PMP) es el nivel de humedad al cual las raíces no son capaces de extraer más cantidad de agua, aunque en el suelo aún quede una cierta cantidad.

Suelo seco: situación en la que todos los poros del suelo están totalmente llenos de aire.

agua disponible.pngA medida que hay menos agua en el suelo,
a la planta le cuesta más trabajo extraerla.




El agua disponible para la planta es la diferencia entre la capacidad de campo y el punto de marchitez, y depende sobre todo de la textura del suelo, aunque también influye el contenido en materia orgánica.







La densidad aparente de un suelo




El primer concepto que debemos conocer es el de densidad aparente del suelo, que es la densidad del suelo tal y como lo encontramos, es decir, sin compactarlo. Esta densidad, que se mide en gramos por centímetro cúbico (g/cm3), o lo que es lo mismo en toneladas por metro cúbico (Tm/m3), nos da una idea de lo poroso que es el suelo, ya que a mayor volumen de poros menor será la densidad.



Para calcular la densidad de un suelo extraemos una muestra con un cilindro especial (para no romper la estructura del suelo), la calentamos para eliminar el agua que contiene y la pesamos. La densidad es el resultado de dividir el peso por el volumen.

Como ya vimos en el tema del suelo, los suelos arcillosos tienen un mayor volumen ocupado por poros (aunque sean poros muy pequeños, microporos).

En la tabla siguiente puede verse cómo los suelos arcillosos tienen una menor densidad aparente que los arenosos.


VALORES TÍPICOS.png



Calculando el contenido en agua de un suelo




Lo primero que hemos de saber es la cantidad de agua que hay en la muestra. Para ello pesamos la muestra recién obtenida y la volvemos a pesar después de secarla en la estufa. La diferencia de peso es el agua que contenía.



El contenido de agua en un suelo se mide en porcentaje, pero para calcular ese porcentaje podemos fijarnos en el peso o en el volumen.



Humedad gravimétrica: es el resultado de dividir el peso del agua por el peso de suelo seco y multiplicarlo por cien.



Ejemplo: En una muestra de suelo 14 gramos son de agua y 65 de sólidos. La humedad gravimétrica es de 14 entre 65 y multiplicado por 100, es decir, del 25%.




Humedad volumétrica: es el resultado de dividir el volumen de agua por el volumen de suelo y multiplicarlo por cien. (La gráfica de la capacidad de campo, por ejemplo, está expresada en humedad volumétrica).



Ejemplo: En una muestra de suelo de 50 cm3 tenemos 10 cm3 de agua. El porcentaje en volumen es 10 entre 50 y por 100, es decir, del 20%.

Medida del agua en el suelo




Algunas relaciones que hay que recordar:

litro.png


De esto se deduce que en un litro hay 1.000 centímetros cúbicos.lámina agua.png

Como la densidad del agua es de 1 g/cm3, un centímetro cúbico de agua pesa un gramo, y 1.000 centímetros cúbicos de agua, o sea un litro, pesan 1.000 gramos (que es algo que todos sabíamos ya).


El agua medida en litros de agua por metro cuadrado de superficie puede expresarse de forma similar a como suelen darse los datos de lluvia: Un milímetro de altura de lámina de agua corresponde a un litro por metro cuadrado. Por ejemplo, 50 litros por metro cuadrado es lo mismo que 50 milímetros de altura de agua.




mapa precipitacion.png



El contenido de agua del suelo puede expresarse, además de en porcentaje, como la altura que ocuparía el agua que está contenida en un metro (en profundidad) de suelo si la pusiéramos en forma de lámina sobre la superficie de éste.

Por ejemplo, en un metro de suelo con una humedad volumétrica del 25% la altura de la lámina de agua es de 0,25 metros o, lo que es lo mismo, 250 milímetros.


Sistema radicular y extracción de humedad

La capacidad que tiene una planta para extraer el agua del suelo depende de las características de las raíces y de su distribución en el suelo.

La expansión de las raíces se ve dificultada si éstas encuentran una zona muy seca (por debajo del punto de marchitez permanente), o una capa permanentemente encharcada, o una capa rocosa, o una capa compactada debido a un exceso de labores a la misma profundidad (suela de labor).

raices suelo.png

Pérdidas de agua en el suelo

Un suelo es un almacén de agua. Sin embargo, no toda el agua que entra al suelo se queda allí a disposición de las plantas, sino que hay pérdidas debidas a los siguientes fenómenos:

- Escorrentía: Representa la cantidad de agua de lluvia o riego que cae sobre la superficie del suelo pero que éste no puede infiltrar por estar saturado o porque no le da tiempo. Esa agua se desliza sobre la superficie formando regueros.

- Filtración profunda o percolación: Cuando el agua contenida en el suelo se filtra hacia capas más profundas hasta quedar fuera del alcance de las raíces.

- Evaporación: El agua que se encuentra cerca de la superficie del suelo pasa a la atmósfera en forma de vapor, es decir, el suelo se va secando. Esta evaporación depende de lo seco que esté el ambiente, de la temperatura del aire y de si hace viento.

escorrentia.png
escorrentía

erosion escorrentia.png
escorrentía y erosión

percolacion.png
percolación profunda

evaporación.png
evaporación