La materia orgánica es fundamental para la fertilidad del suelo, ya que:
  • Influye en la buena estructura del suelo.
  • Va liberando nutrientes que alimentarán a las plantas. Este proceso de conversión de la materia orgánica en minerales es conocido como mineralización.

Si toda la materia orgánica que va a parar al suelo se descompusiese directamente en elementos minerales éstos serían fácilmente arrastrados por el agua y el suelo quedaría pronto sin nutrientes. Para evitar la desaparición rápida de los nutrientes, la naturaleza "inventó" el humus, que es un proceso de retraso de la mineralización. El humus es una sustancia oscura, con un alto contenido en carbono, y que puede ser viejo o joven. El humus viejo es muy estable, mientras que el joven se mineraliza con más facilidad. Un ejemplo de humus joven es el humus de lombriz, que es el que hemos utilizado para fertilizar nuestro huerto.

La velocidad de mineralización de la materia orgánica es realizada por microorganismos y depende de dos factores fundamentales (que influyen en la actividad de estos microorganismos): la presencia de oxígeno y la temperatura. Es por esto que en suelos fríos o encharcadizos (como en el norte de Europa) la mineralización es más lenta, mientras que en suelos de climas áridos la mineralización es mucho más rápida.

Cuando aramos un suelo estamos inyectando aire en él, por lo que aceleramos la mineralización. Si dejamos el suelo sin laboreo estamos, por el contrario, ralentizando la mineralización de la materia orgánica que contiene).

El nitrógeno y la mineralización
En la mineralización de la materia orgánica se libera nitrógeno inorgánico. En la mineralización se produce la transformación del nitrógeno orgánico en nitrógeno mineral, fundamentalmente nitrato y amonio,

El carbono y la mineralización
En la mineralización de la materia orgánica el carbono orgánico (principal componente de los seres vivos) es oxidado hasta CO2 como resultado de la respiración de los microorganismos. Este CO2 va a la atmósfera, de donde será tomado por las plantas en la fotosíntesis cerrando el ciclo del carbono.



En conclusión:


Mineralización: Proceso de descomposición de la materia orgánica del suelo que permite que los nutrientes vuelvan al suelo en forma asimilable para las plantas.

A mayor temperatura más mineralización. A más presencia de oxígeno más mineralización.

Un alto contenido de materia orgánica en un suelo no significa que ese suelo sea fértil. La materia orgánica puede estar toda en forma de humus estable y las plantas no disponer de suficientes nutrientes.


Figura-1.jpg
El ciclo de los nutrientes comienza con la llegada de la materia orgánica al suelo. Ésta se mineraliza liberando nutrientes que absorberán las plantas. Al final de su vida las plantas volverán al suelo, cerrando el ciclo.

compost:
es el producto que se obtiene del compostaje, y constituye un "grado medio" de descomposición de la materia orgánica, que ya es en sí un buen abono. Se denomina humus al "grado superior" de descomposición de la materia orgánica. El humus supera al compost en cuanto abono, siendo ambos orgánicos.
Como fabricarlo:
Para hacer compost puedes aprovechar los residuos vegetales del jardín y del hogar en vez de tirarlos a la basura. El compost es un abono orgánico que te servirá para mejorar la tierra del jardín y para alimentar tus plantas.